jueves, 5 de diciembre de 2013

NEW YORK KNICKS. LA INCAPACIDAD DE UN TRANSATLÁNTICO PARA FLOTAR EN LAS AGUAS DEL ESTE.

Os dejo el último artículo publicado el pasado día 1 de diciembre en mi Sección "Pase Extra" de www.jordanypippen.com. Espero que os guste.



Mal han empezado las cosas para los flamantes Knicks de Nueva York en esta temporada 2013/2014, ya que tras 15 partidos de temporada regular poseen un record de 3 victorias y 12 derrotas, lo que supone un pésimo inicio para un equipo que había acabado la temporada pasada con un balance de 54 victorias y 28 derrotas. Algo a tener en cuenta, ya que no lo habían conseguido desde la temporada 1996/1997.

Tras el salto de victorias que supusieron las 54 del curso pasado y haber llegado hasta las Semifinales de Conferencia donde cayeron ante los Indiana Pacers, se esperaba que esta temporada fuese la confirmación de estos Knicks como uno de los aspirantes a colarse en la Final de una Conferencia Este dominada con mano de hierro por los Miami Heat de LeBron James.

Para ello, han asumido la marcha de ilustres veteranos como Jason Kidd, Kurt Thomas o Marcus Camby, como algo natural dentro de un proceso de renovación del equipo, al que sin embargo ha llegado talento joven desde el draft, personificado en la figura de Tim Hardaway Jr.

Para reforzar la defensa, han conseguido también a un alero físico y aguerrido como Metta World Peace, que estaba disponible tras haber sido amnistiado por los Lakers, mientras que Steve Novak y Chris Copeland, que habían tenido cierto protagonismo la campaña anterior, también han dejado el equipo de la Gran Manzana.

Pero el movimiento mas significativo de la franquicia este pasado verano ha sido la incorporación de Andrea Bargnani. Si bien el rendimiento del italiano estos años atrás no ha sido el que corresponde a todo un número 1 del draft, es indudable que es un jugador que por sus carácterísticas podría venirle muy bien a la fisonomía del equipo. En un grupo donde el gran referente es un alero como Carmelo Anthony, con una tendencia cada vez más pronunciada a jugar cerca de la zona, un 4 abierto como Bargnani podría aprovechar perfectamente ese intercambio de posiciones a que se vería sometido durante algunas fases de los partidos, ya que es indudable que el ex de los Raptors se caracteriza más por ser un tirador que no por pelearse en la pintura.

El posible quinteto de los del Madison Square Garden, no tenía mala pinta al comienzo de temporada. Con Raymond Felton como base titular, Iman Shumpert en la posición de escolta, Carmelo Anthony recuperando su original papel de alero alto, Andrea Bargnani como ala-pivot abierto y Tyson Chandler como pivot de referencia, prometían ser un equipo peligroso en ataque, con la duda de si con esos mimbres conseguirían ser sólidos en defensa. Con Prigioni para aportar su experiencia en los minutos de descanso de Felton, J.R. Smith como sexto hombre, Metta World Peace aportando un plus de defensa a la segunda unidad y esperando que los minutos de Amare Stoudemire y Kenyon Martin fueran suficientemente buenos, el pronóstico de cara a la temporada regular era bastante halagüeno.

Pero precisamente Mike Woodson, la figura que aglutinó la temporada pasada todo el talento individual del que disponía y lo transformó en un equipo, parece que en este comienzo de temporada regular se encuentra perdido en sus planteamientos.

Diferentes lesiones en hombres como Raymond Felton o Tyson Chandler, así como los partidos de sanción que debía cumplir J.R. Smith, le han obligado a tener que irse adaptando sobre la marcha y a tener que reinventar el cinco inicial en varias ocasiones. Pero aún así, no se puede negar que Woodson ha empezado con muchas dudas en la dirección del equipo.

En el partido que abría la temporada en el Madison Square Garden contra los Bucks de Milwaukee, Woodson alineó de inicio a su pareja de bases de confianza, Felton y Prigioni, usando a Shumpert como alero y haciendo que Carmelo Anthony siguiese la estela del curso anterior jugando de 4 abierto, con Chandler como único hombre verdaderamente interior ocupando la zona. Los Knicks ganaron ese primer partido.

Desde ahí, Woodson decidió que Pablo Prigioni saliera desde el banco e introdujo en el quinteto a la flamante incorporación italiana, haciendo que Carmelo volviera a su originario papel de “small forward” y dejando a Bargnani como pareja de Tyson Chandler, hasta que este último cayó lesionado en el cuarto partido de la temporada.

A partir de ese momento, Woodson parece haber entrado en una espiral de probaturas que han hecho que el equipo no haya encontrado todavía el camino a seguir. Con la lesión de Chandler, la primera solución del entrenador ha sido que Bargnani ocupara su sitio, bien jugando con dos bases, con la vuelta de Prigioni al quinteto, o bien con la vuelta a los terrenos de juego de J.R. Smith directamente como escolta titular, desplazando a Shumpert a la posición de alero y a devolviendo a Carmelo a la posición de 4 abierto.

Mientras tanto, las derrotas han ido llegando y la sensación de barco a la deriva ha ido creciendo. Aunque más que de un barco, podríamos hablar de un transatlántico, si tenemos en cuenta que los New York Knicks son el segundo equipo de la liga que mas paga en salarios tras sus vecinos de Brooklyn.

Pero como todo lo que va mal dicen que puede ir peor, tenía que llegar una inoportuna lesión de Raymond Felton para que “Coach” Woodson perdiera definitivamente el norte que no había encontrado en toda la temporada. Con su base titular fuera de combate, decidió darle esos galones al esloveno Beno Udrih. Pero además sintió la necesidad de darle un par de vueltas de tuerca a la rotación, por si aún no había sido suficiente. En ese ataque de entrenador, y obligado por la necesidad imperiosa de empezar a ganar partidos, Woodson ha vuelto a hacer una serie de ajustes que parecen los definitivos hasta el momento. J.R. Smith vuelve a salir desde el banquillo recuperando el rol de la temporada pasada y Kenyon Martin ha ocupado el sitio que había dejado Tyson Chandler, haciendo que Andrea Bargnani pase a jugar como cuatro y Carmelo vuelva a la posición de alero. Mención especial para el italiano, que sorprendentemente ha hecho mejores números de los esperados, pero es indudable que adolece de esa consistencia física de la que hace gala “Bruto” Martin en la posición de pívot.

Y toda esta ensalada de entradas y salidas en el quinteto inicial, del que a pesar de un rendimiento más que discreto nunca ha salido Iman Shumpert, ha estado salpicada con aportaciones esporádicas de un Amare Stoudemire que quiere y no puede volver a ser el de antes, con un Metta World Peace bastante desdibujado y con un Tim Hardaway Jr. mas preocupado por el momento de destacar a nivel individual que de servir realmente al equipo. Cosas de rookies...

En definitiva, un sinfín de cambios en la rotación, por unas causas o por otras, que ha llevado a los Knicks a tener un record de victorias y derrotas impensable a estas alturas de la temporada y que hace obligado replantearse seriamente el presente y el futuro de la franquicia.

Y no hay duda de que el presente se antoja bastante negro. Un equipo con la inversión de estos Knicks y con un jugador como Carmelo Anthony abanderando el proyecto, tiene que tener como objetivo luchar por el anillo. Y es evidente que eso ahora mismo es imposible. Y no sólo por el mal comienzo de temporada, que también, sino por que a nadie se le escapa que este equipo sería un juguete en manos de los grandes tiburones del Este como Miami e Indiana. Y con un recorrido hacia el título capado de antemano y los salarios desorbitados que tiene que pagar, se ha convertido en un proyecto caduco que se hundirá cada vez mas en las aguas del Este por cada minuto que pase sin que tomen la decisión de ejecutar una reconstrucción total.

Porque esa reconstrucción tiene que ser esta misma temporada si quieren tener una mínima oportunidad de volver a la élite en un plazo de tiempo medianamente corto. Y hay muchos argumentos que refuerzan la necesidad de esa inmediatez.

Uno de ellos es la fantástica camada de jugadores jóvenes que pueden estar disponibles en el próximo draft. Y por suerte o por desgracia, New York está ahora mismo en disposición de optar a alguno de esos proyectos debido al pésimo record con el que han empezado. Todo es cuestión de si están dispuestos desde la zona noble del Madison a seguir los pasos necesarios en forma de traspasos para favorecer el escenario de un presunto “tanking”...

Otro argumento de peso reside en la gigante figura de Carmelo Anthony. Con 29 años y con la posibilidad de ser agente libre el próximo verano, dudo mucho que opte por seguir en un proyecto sin rumbo y limitado en lo económico para involucrar a nuevas piezas que pudieran hacer al equipo mas competitivo. Carmelo se encuentra ante su último gran contrato por el máximo y sabe que el tiempo se le acaba. Mientras compañeros de su misma generación y estatus adornan sus manos con varios anillos, él aún no ha encontrado el sitio que le permita luchar por él de forma clara. Y los Knicks no están en disposición de ofrecérselo a corto plazo.

La decisión es dolorosa pero necesaria. Carmelo debe salir traspasado en febrero para que los Knicks consigan a cambio talento joven o rondas del próximo draft. No lo tendrán fácil, pero también puede haber equipos importantes sin margen para ficharlo como agente libre, que sin embargo estén dispuestos a un traspaso a cambio de jugadores que acaben contrato y liberen espacio salarial. No aportarían sangre joven pero siempre suele haber buenas oportunidades en el zoco de la NBA.

Y llegados a este punto, es evidente que jugadores de calidad y con salarios asumibles como los de Andrea Bargnani, J. R. Smith o Raymond Felton, no serían difíciles de colocar en el mercado. Más complicado sería el salario de Tyson Chandler, pero un “Center” de su nivel siempre es bienvenido en un “contender” y no tendría que haber mayores problemas para sacar a cambio algo interesante.

Incluso el último año de contrato de Stoudemire puede convertirse en un “expiring” mas que interesante para algún equipo en las profundidades de la clasificación que no se vea favorecido en el draft, pero sería una solución mas probable de cara a a febrero de 2015.

Es cierto, que si los New York Knicks ejecutan el proceso que lleve a la reconstrucción total, el equipo deportivamente hablando se convertirá en un solar, como vulgarmente se dice, pero quién dice que no lo es ahora mismo...

Con un poco de suerte en el draft y una buena gestión en los despachos, punto este último que nunca está asegurado cuando se trata de los Knicks, en el mítico Madison Square Garden podrían volver a ilusionarse antes de lo que parece con volver a meterse en la pomada. No olvidemos que New York, siempre ha sido un lugar muy atractivo para los agentes libres y los propietarios de la franquicia han demostrado en mas de una ocasión, que si bien en lo deportivo tienen carencias, a la hora de pagar lo hacen muy bien.

Los barcos están hechos para navegar aunque a veces queden embarrancados cerca de la orilla. Se trata de tener suerte con la tripulación y que el capitán acierte en sus decisiones durante la tormenta. El transatlántico de los Knicks sin duda llegará a buen puerto, pero necesita hacer escala para avituallarse y enrolar en su tripulación a nuevos marineros. Y que el viento les lleve...

PASE EXTRA: Lionel Hollins se encuentra sin equipo tras hacer una muy buena labor con los Memphis Grizzlies. No sé si tiene las credenciales para ser Capitán de barco pero siempre se le podría preguntar...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada